lunes, 10 de abril de 2006

Abril 10: Calma sin miopía – Ilave en la Richi

En este texto hay una crítica a los medios en la que me incluyo, sea desde mis columnas o desde Civilización: todos nos hemos dejado llevar por la pasión en alguna medida.

Si bien es muy complicado que Ollanta gane la segunda vuelta electoral, más complicado es que un pacto entre UN y el APRA pueda alumbrar el inicio de la madurez política que se reclama. Y eso porque hemos visto durante los últimos cinco años cómo el mayor intento de concertación, en AN, fue ninguneado en su momento por ambos. Si se ven las cifras desde la negación podemos llegar a tres conclusiones. Una es que más del 75% del electorado le ha dicho no a la propuesta más continuista, la de Lourdes. Otro porcentaje igual le ha dicho no a la trayectoria serpenteante de Alan y el APRA. Y un 70% le ha dicho no al discurso confrontacional de Ollanta.

Pero si miramos las cifras desde un ángulo menos acalorado, como lo ha hecho la prensa extranjera, podemos establecer que Ollanta ha ganado las elecciones en su primera vuelta, que en un año de político ha superado las décadas de organización e ideología de sus rivales, que su partido ha triunfado en 2/3 de las regiones del país y que al contrario de lo que señalaban las encuestas, será la primera minoría en el congreso con alrededor de 45 escaños. Entonces, sería arriesgado que un futuro gobierno de UN o del APRA, ciegamente pretenda desoír esa clara manifestación ciudadana; el siguiente gobierno, si es de UN o del APRA, no puede gobernar en función de esas dos fuerzas únicamente.

Del mismo modo, los resultados electorales le han bajado los humos a Ollanta y a sus partidarios que esperaban por lo menos un 10% más de respaldo. Ollanta a acusado el golpe, y a pesar de ser el triunfador del 9 de abril, ha tenido que moderar su discurso en la primera presentación. Muchos consideran que la moderación de su discurso sería su única opción en la segunda vuelta. Considero que no, que es justamente la constancia en las ideas clave de su discurso la que le podría augurar una victoria. Eso sí, deberá aprender que la sociedad peruana en su mayoría no es extremista.

Ilave en la Richi

Mención aparte merecen los hechos violentos de la Universidad Ricardo Palma. Si aceptamos lo que se viene diciendo sobre siembra vientos y cosecha tempestades, entonces todo el terrorismo mundial estaría aceptado y legitimado por las tempestades que las potencias siembran a cada momento. El asunto es más grave, ya que todo indica que la agresión fue casi espontánea, es decir, estaba ya interiorizada en un sector social determinado. Más allá de las botellas, los tomates y los insultos, esta violencia tiene alentadores y azuzadores: Principalmente ciertos medios de comunicación que se han constituido en juez y cadalso en las últimas semanas.

Si se condena las agresiones a Lourdes, como debe ser, del mismo modo la de ayer y con el agravante de haber interrumpido el proceso electoral en ese lugar. Hay un odio enorme frente a Ollanta y su esposa Nadine, odio injustificado pero alentado desde algunas pantallas y diarios que dividen al país entre responsables e irresponsables antes de profundizar en el problema. Algunos medios u opinantes condenan la violencia de un lado pero hacen contorsiones para explicarla del otro.

No hay diferencia entre el linchamiento del alcalde de Ilave y lo de la Richi el 10 de abril. La violencia está en la puna aimara como en Surco, distrito acomodado de Lima. El sentimiento de tomar la “justicia” en sus manos es el mismo en el cerro San Cosme que en la Richi ayer. Los intermediarios estatales sean jueces o policías se ven rebasados por que la gente asume que está en lo correcto al condenar a tal o cual persona. Y la condena a la violencia, en este caso, no es explicita sino implícita. El domingo 9 de abril Ilave o cualquier asentamiento humano estuvo en la facultad de ingeniería de la Universidad Ricardo Palma. Surco, Ilave y Pachacutec son similares: La reacción violenta nos iguala, no nos hagamos los locos.

El sentido del elector

Si eso no se aprende en la segunda vuelta, por Ollanta y por su rival, persistiremos en el error. No error de elección presidencial, sino error de no ver que toda expresión electoral tiene un sentido, una lógica. Que algunos columnistas o conductores de TV o radio se la pasen imputando al que vota contra sus preferencias o a su representante, la responsabilidad de la crisis, es el verdadero salto al vacío.

Sin unos medios de comunicación en los que la tolerancia esté presente, en los que el periodista no sea juez ni guillotina, o donde no se atempere un discurso confrontacional, no podremos aspirar a tener un mejor proceso electoral. Los candidatos son responsables por su estrategia y lo que generan, los medios son los responsables de no crear un fin del mundo donde no lo hay.

Alexandro Saco
www.radiosanborja.com
10 abril de 2006

2 comentarios:

Anibal dijo...

Es cierto. La derecha ha recibido un golpe más y muy duro, por ello hay descontento en las clases más "acomodadas" del pais, no obstante, es muy complicado que Ollanta gane en 2da vuelta, sin embargo, su entorno, que es improvisado y muy cuestionable ya esta obteniendo dividendos, los mismos que ya tienen curules aseguradas y que dudo mucho que si su lider no la hace en 2da, ellos no dudaran en transfugar y mimetizarse con el mejor postor. Es irónico, pero si el sr antisitema queda fuera del sistema, o sea no gana, lo que habrá conseguido sera degradacion, aun más de nuestro congreso. Es solo una especulación, pero si creo en la ironía y que al final Nadie Sabe Para Quien Trabaja.

Walter dijo...

¿Y porque degradación?

¿Es que nuestro congreso se encentra en un grado elevado de algo que no sea desprestigio?

¿No tienen oportunidad de ser elegidos todos los peruanos?