sábado, 13 de mayo de 2006

Debate

El debate en la segunda vuelta debiera ser obligatorio. Con las menores condiciones posibles para que permitan ver hasta la más mínima reacción del oponente frente a la posición del otro. De lo que estamos hablando es de un enfrentamiento subjetivo, que se esconde tras la objetividad de los temas de la agenda electoral, pero que mientras más abierto sea dejará aflorar las debilidades de cada cual. Un aspirante a la presidencia debe poder confrontar de manera satisfactoria este tipo de combates políticos.

El régimen peruano al no ser parlamentario no permite la permanente bajada al llano del jefe de gobierno, como sucede por ejemplo en España, país en el que una vez a la semana el Presidente del Gobierno baja y confronta al Congreso de los Diputados, lo que permite que el poder no se asuma en las nubes. Lo que quiero decir es que evadir este tipo de confrontación directa, nos priva a los peruanos de conocer mejor a las personas que nos gobiernan o pretenden gobernar. No se trata de calidad oratoria, sino de la capacidad de un candidato de colocar sus ideas en palabras para que éstas sostengan su acción política.

Existe el mito de que el gran orador o el más experimentado pasaría por encima del que no lo es. En España se sostenía que Felipe Gonzáles arrollaría a José Maria Aznar en ese tiempo joven candidato, no fue así. En el Perú se imaginaba que Vargas Llosa daría cuenta fácilmente del desconocido Alberto Fujimori, que no dominaba el idioma frente a la capacidad expositiva de Mario. Fujimori terminó ganando ese debate. Por su lado, el debate Toledo – García, a pesar de cumplir con la formalidad, estuvo encorsetado, con una cámara prisionera de las negociaciones partidarias.

Hemos venido perdiendo la capacidad de debate. La década de los noventa expulsó los debates de la mayoría de los medios de comunicación, sobre todo de la TV. El fujimorismo nos hizo creer que el debate sobre la guerra interna y el modelo económico equivalían a subvertir el orden estatal. En el momento en que la discusión sobre la guerra interna afloró vía el Informe de la CVR, nos dimos cuenta qué incapacitados para el debate estábamos, un gran sector se centró asombrosamente en el número de muertos. Del mismo modo, a pesar de las enormes limitaciones del modelo económico y de las opciones de integración comercial, el debate en este campo se torna sordo, cuestionar el modelo es casi antidemocrático. Y así parezca medieval, el debate acerca de la Iglesia, su función y sus antecedentes, encuentra en algunos grupos respuestas hasta violentas.

A pesar de ello estamos recuperando en alguna medida nuestra capacidad de discusión. La prensa escrita es una muestra del debate constante desde diversas perspectivas, aunque cuantitativamente el pensamiento de derecha conservador lleva las de ganar. El caso de la TV comercial es lamentable, los programas políticos a pesar de tratar de incentivar un supuesto debate, no son capaces de abrir ampliamente la discusión. Hay un grupo de gurus que ya nos han hastiado con su presencia televisiva. Quién lo diría, RTP es una mejor opción en la apertura del debate político actual.

Volviendo a nuestra campaña, esperemos que el debate que se avecina sea lo menos encorsetado posible, que las cámaras puedan mostrarnos los gestos del oponente cuando el rival habla, y que se tenga la idoneidad para encontrar un moderador ecuánime. A pesar de la sensación de ganador de Alan, él bien sabe que el voto peruano es voluble. Ollanta estuvo varias semanas evadiendo la confrontación, pero el hecho de aceptarla ya le está favoreciendo. Alan no es imbatible siempre y cuando no se le enfrente a la defensiva. Ambos candidatos tienen enormes temas que los pueden hacer perder el libreto, y de seguro utilizarán esas armas. Sin debate esta segunda vuelta sería mucho más limitada de lo que es. Ollanta debe asumir que no está frente a un pelotón y Alan que no está frente a sus incondicionales partidarios, a los que ha llevado del 3% a dos finales electorales. Los queremos ver cara a cara.


Alexandro Saco
www.radiosanborja.com
13 5 2006

1 comentario:

whoami123 dijo...

.
We work like a horse.
We eat like a pig.
We like to play chicken.
You can get someone's goat.
We can be as slippery as a snake.
We get dog tired.
We can be as quiet as a mouse.
We can be as quick as a cat.
Some of us are as strong as an ox.
People try to buffalo others.
Some are as ugly as a toad.
We can be as gentle as a lamb.
Sometimes we are as happy as a lark.
Some of us drink like a fish.
We can be as proud as a peacock.
A few of us are as hairy as a gorilla.
You can get a frog in your throat.
We can be a lone wolf.
But I'm having a whale of a time!

You have a riveting web log
and undoubtedly must have
atypical & quiescent potential
for your intended readership.
May I suggest that you do
everything in your power to
honor your encyclopedic/omniscient
Designer/Architect as well
as your revering audience.
As soon as we acknowledge
this Supreme Designer/Architect,
Who has erected the beauteous
fabric of the universe, our minds
must necessarily be ravished with
wonder at this infinate goodness,
wisdom and power.

Please remember to never
restrict anyone's opportunities
for ascertaining uninterrupted
existence for their quintessence.

There is a time for everything,
a season for every activity
under heaven. A time to be
born and a time to die. A
time to plant and a time to
harvest. A time to kill and
a time to heal. A time to
tear down and a time to
rebuild. A time to cry and
a time to laugh. A time to
grieve and a time to dance.
A time to scatter stones
and a time to gather stones.
A time to embrace and a
time to turn away. A time to
search and a time to lose.
A time to keep and a time to
throw away. A time to tear
and a time to mend. A time
to be quiet and a time to
speak up. A time to love
and a time to hate. A time
for war and a time for peace.

Best wishes for continued ascendancy,
Dr. Whoami


P.S. One thing of which I am sure is
that the common culture of my youth
is gone for good. It was hollowed out
by the rise of ethnic "identity politics,"
then splintered beyond hope of repair
by the emergence of the web-based
technologies that so maximized and
facilitated cultural choice as to make
the broad-based offerings of the old
mass media look bland and unchallenging
by comparison."