domingo, 3 de setiembre de 2006

Perú Chile 2018

Reconozcámoslo. Chile nos ha ganado la lucha por el reconocimiento del Pisco. Así el tema legal continúe y nuestros diplomáticos, negociadores del TLC o políticos traten de encontrar salida a nuestra tardía reacción. En el mejor de los casos el mundo sabe que hay dos piscos y se le hará un enredo o no le interesará saber cuál de nuestros países tiene la verdad histórica. Ante eso, queda asumir el reto. Los chilenos han planteado una conjunción de esfuerzos para introducir con mayor fuerza la bebida en los mercados mundiales, proponen algo así como una alianza del Pisco. Si bien nuestra intensión no era esa, lo que queda es evaluar la propuesta.

Sí, Chile tiene una historia cuestionable frente a nosotros, con dos invasiones incluidas y las relaciones comerciales desiguales de los últimos años y etc. Por eso, de los chilenos hay que obtener lo que podamos, u observar sus políticas públicas u otras medidas heterodoxas en lo económico pero prácticas en lo político. O atender más su diplomacia, que es capaz de condenar la invasión a Irak aún antes de que se produzca, sin limitar sus relaciones comerciales con EEUU. Dirán, la historia se respeta y ellos nos tienen deudas de larga data. Sí, pero si miramos el mundo, no encontraremos lugar en el que pueblos vecinos no se hayan enfrentado. La historia no la vamos a cambiar ni dejar de respetarla. Lo que se percibe atractivo es aceptarle el reto a Chile.

Alan ha colocado algunas señas en ese sentido. Se da cuenta de que la confrontación menuda tiende a congelar intereses comunes. El Canciller Foxley viene a Lima en estos días. Quien hay seguido algo a Foxley podrá comprobar que no se trata de un heterodoxo ni político ni económico, sino de un personaje político interesante. Ok, el Acuerdo Comercial con Chile tiene puntos discutibles. Pero si hay una política gubernativa que resguarde nuestros intereses, así el señalado acuerdo abra algunas ventanas, queda en nuestro rol interno afrontarlas. Es decir, Chile u otro país mediano, sólo llegará hasta donde se lo permitamos, el asunto está dentro de nuestras fronteras geográficas y mentales. Si Alan propone esa integración, lo mínimo que se puede esperar de su equipo es que tenga los pantalones o las faldas para saber cuándo el interés nacional está de por medio.

No dudo de que en Chile haya sectores que preferirían que el Perú se mantenga por detrás de ellos en todos los aspectos posibles. Como no dudo de que en el Perú Chile es un pretexto para deslindar culpas propias y que hay muchos que sueñan son recuperar Arica, lo cual es ciencia ficción. Los chilenos desde hace unos buenos años plantean la idea de la colaboración comercial para llegar a mercados muchos mayores, lo del Pisco va en el mismo sentido. De hecho hay varios otros sectores en los que juntos podríamos hacer más. Proyectos agrícolas, energéticos, políticas migratorias. Se sabe que Chile carece de agua y energía, no nos la van a quitar militarmente. Está en nosotros hacer que esa carencia nos impulse, sin entreguismos de por medio. Sino podemos hacerlo teniendo la sartén por el mango, estamos seriamente complicados.

Lancemos otro reto a nuestros contradictorios vecinos. Propongámonos exista un mundial de fútbol Perú/Chile 2018, y que el balón oficial se llame Pisco. Constituyamos un grupo que apueste por esa intensión, y de seguro de él emanarán formas prácticas de abordar determinados problemas comunes. Recordemos que la FIFA es mucho más eficiente que la ONU teniendo que lidiar con más países asociados. Alejando las pasiones históricas, hay un horizonte que mira al océano mayor del mundo. De los puntos de acuerdo mínimo se puede partir hacia lo macro, no al revés. El pisco no nos lo ha quitado Chile, nosotros lo dejamos en un rincón por cientos de años y alguien aprovecho ese descuido. Las diferencias son ciertas en la actualidad, pero Chile nos necesita más de lo que nosotros a ellos. El tema en este caso no son los instrumentos legales ni la perdida de tiempo con el tema del Pisco, el asunto con los chilenos está en nuestra perspectiva hacia ellos.

Alexandro Saco
www.radiosanborja.com
20 8 2006

1 comentario:

carlos dijo...

en el inicio de tu articulo escribes en plural, creo que no te debes incluir en la responsabilidad de que los chilenos se hayan apoderado de la denominacion pisco. los verdaderos responsables en este asunto, como en los asuntos de alta especializacion en materia internacional, es la elite que gobierna y dirige el pais. si se preocuparan por dar una educacion de nivel, y no temieran la competencia de sus connacionales entonces no estariamos escribiendo en este sentido. lo cierto es que la elite chilena a demostrado que es mucho mas educada, refinada y comprometida con sus intereses nacionales y que nuestra elite en vez de desconfiar de los extraños desconfia de la enorme energia intelectual de sus ciudadanos. o sera que se seguiran dejando llevar por sus intereses de grupo?