miércoles, 23 de diciembre de 2009

Yoani, Cuba y la burbuja


Si bien Yoani Sánchez puede ser funcional a los intereses por desprestigiar a Cuba, ello no determina que sus afirmaciones e interpretaciones sobre la realidad cubana sean invalidadas. La crítica es independiente del uso que otros le puedan dar; si no fuera así, nadie podría desarrollar interpretaciones y pensamientos críticos sobre determinada realidad, ya que ello siempre favorecería al contrario o al enemigo. En el caso de Cuba es imprescindible que se deje de ver a los que criticamos aspectos de su orden como parte de una conspiración digitada desde el imperio.

Más daño le hacen hoy a los cubanos, aquellos que despliegan una burbuja sobre la realidad de la isla, frente a la que cualquier crítica debe ser demolida por interesada. Cuba, luego de cincuenta años de Fidel, lo que urge es de una crítica que permita que su sociedad avance hacia un sistema en el que los derechos logrados sean el anverso de las libertades postergadas. Ello por que los derechos humanos son integrales e interdependientes. Así como una persona tiene derecho a la salud y a la educación, del mismo modo y en la misma escala tiene derecho a la información y a la libertad política; estas últimas en Cuba no existen.

Hace poco he pasado doce días en esa isla de vientos ciclónicos, en un curso con activistas por el derecho a la salud y tuve la oportunidad de ver situaciones en la isla, así como identificar y confrontar algunas ideas que hoy no son lo más productivo para el desarrollo de la sociedad cubana. Quizá esta historia sirva de algo: en uno de los grupos de trabajo elaboramos una propuesta de proyecto a desarrollar desde nuestros propios países, basada en el uso y acceso a internet. Me preocupé, ya que en el grupo participaban seis cubanos y ellos mayoritariamente no cuentan con acceso a internet, más allá de cuatro o cinco páginas autorizadas por el gobierno para los que logran tener acceso a una computadora. Sugerí que dada esa realidad en la relatoría a presentar en la plenaria, el grupo exprese su preocupación por esa falta de acceso a internet de los cubanos. Ante ello todo el grupo aceptó la iniciativa y los cubanos y cubanas también.

Pero resulta que los encargados de la elaborar la relatoría, por alguna arbitraria razón, no incorporaron el acuerdo acerca de nuestra preocupación por el acceso a internet de los cubanos. Frente a esa manipulación, no me quedó más que dirigirme a la plenaria y señalar el acuerdo del grupo ocultado por algunos y reafirmé la necesidad de expresarnos para que el gobierno cubano vaya ampliando el acceso a Internet, muy limitado sea por el bloqueo o por la censura informativa.

Ante ello, uno de los participantes no cubano por cierto, respondió que nosotros no teníamos el derecho de venir a decirles a los cubanos qué hacer o criticar su organización. Justamente a eso me refería líneas arriba, cuando afirmaba que hoy gran daño le hacen a Cuba los que la colocan en una burbuja frente a la cual todos debemos callar, cuando los mismos criticamos a todos los demás países o situaciones injustas que se dan en el mundo.

¿Son verosímiles las denuncias de Yoani Sánchez sobre los maltratos, seguimientos, aislamiento y demás indignidades que deben soportar los disidentes en Cuba? Pues sí, y de hecho la mayoría de ellas deben ser reales. Que esta bloguera esté apoyada por intereses anti castristas, no hace menos válidas sus críticas. Es hora, luego de cincuenta años de gobierno de una misma persona, que aquellos que dicen defender los logros cubanos, se quiten la venda de los ojos y sobre el debate se abra paso una actitud coherente, y no el viejo recurso de matar al mensajero antes de oír el mensaje.

Los cubanos y cubanas tienen un enorme potencial en sus manos para sobre la base de los derechos obtenidos, ahora ir rumbo hacia las libertades que en otras partes del mundo acariciamos; inversamente, otros países la tenemos más complicada porque las libertades, sobre todo económicas, se han convertido en patentes de corso para avalar despropósitos que van en contra de los derechos y las libertades. Por eso si se critica con toda razón y fuerza a nuestras sociedades y regímenes, lo coherente es criticar del mismo modo la falta de libertades y violaciones a derechos en Cuba.

Alexandro Saco
29 11 2009

1 comentario:

susel paredes dijo...

Alexandro, completamente de acuerdo con lo que dices.